El Cooperativismo

Cooperativismo
Una cooperativa es una asociación autónoma de personas que se han unido voluntariamente para formar una organización democrática cuya administración y gestión debe llevarse a cabo de la forma que acuerden los socios, generalmente en el contexto de la economía de mercado o la economía mixta, aunque las experiencias cooperativas se han dado también como parte complementaria de la economía planificada. Su intención es hacer frente a las necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes a todos los socios mediante una empresa. La diversidad de necesidades y aspiraciones (trabajo, consumo, comercialización conjunta, enseñanza, crédito, etc.) de los socios, que conforman el objeto social o actividad corporativizada de estas empresas, define una tipología muy variada de cooperativas.

La Alianza Cooperativa Internacional (ACI) en el año 1995 adoptó una Declaración de Identidad Cooperativa durante su II Asamblea General realizada en la ciudad de Manchester, donde se incluye como definición de cooperativa la que dice que "Una cooperativa es una asociación autónoma de personas que se han unido voluntariamente para hacer frente a sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes por medio de una empresa de propiedad conjunta y democráticamente controlada."

Los principios cooperativos constituyen las reglas básicas de funcionamiento de estas organizaciones. La Alianza Cooperativa Internacional (ACI) es la organización internacional que desde el año 1895 aglutina y promueve el movimiento cooperativo en el mundo. La cooperativa constituye la forma más difundida de entidad de economía social.
  • A.   Ayuda mutua: Es una cuenta en la cual el socio deposita sus ahorros y puede efectuar transacciones cuando lo desee. El interés obtenido en estas cuentas es mayor que el ofrecido por la mayoría de los bancos y las ganancias se computan trimestralmente. Esta cuenta le provee ATH para su mayor conveniencia.
  • B.   Responsabilidad: capacidad de responder ante los actos, nivel de desempeño en el cumplimiento de las actividades para el logro de metas, sintiendo un compromiso moral con los asociados.
  • C.   Responsabilidad social: compromiso con la comunidad, preocupación por los demás.
  • D.   Democracia: toma de decisiones colectivas por los asociados (mediante la participación y el protagonismo) a lo que se refiere a la gestión y control de la cooperativa.
  • E.   Igualdad: todos los asociados tienen iguales deberes y derechos.
  • F.   Equidad:  justa distribución de los excedentes entre los miembros de la cooperativa.
  • G.   Solidaridad: apoyar, cooperar en la solución de problemas de los asociados, la familia y la comunidad. Comunidad de intereses y propósitos.
  • H.   Honestidad y transparencia: honradez, la dignidad y la decencia en la conducta de los asociados. Se oponen al encubrimiento, el falseamiento de la información y al engaño.
  • I.   Esfuerzo propio: motivación, fuerza de voluntad de los miembros con el fin de alcanzar metas previstas dando lo mejor de cada uno.
A. Principios Actuales   

La Asamblea de la Alianza Cooperativa Internacional en Mánchester, el 23 de septiembre de 1995.

  1. Adhesión abierta y voluntaria. Las cooperativas son organizaciones voluntarias, abiertas para todas aquellas personas dispuestas a utilizar sus servicios y dispuestas a aceptar las responsabilidades que conlleva la condición de socios, sin discriminación de género, raza, clase social, orientación sexual, posición política o religiosa.
  2. Control democrático de los socios o miembros. Participación activa, con responsabilidad ante la asamblea general y los socios por parte de las autoridades electas. Cada socio siempre tiene derecho a un solo voto, independientemente a su aporte.
  3. Participación económica de los socios o miembros. Equidad. Compensación limitada. Los excedentes de cada período contemplan en primer lugar reservas, educación y solidaridad.
  4. Autonomía e independencia. Asociarse sin hacerse dependiente, y sin responder a intereses externos.
  5. Educación, entrenamiento e información. A socios, dirigentes, gerentes y empleados. Pero también, informar a la comunidad sobre el cooperativismo. Este principio se une al 7º.
  6. Cooperación entre cooperativas. A través de estructuras locales, regionales y nacionales; con el fin de servir mejor y de dar apoyo a nuevas entidades.
  7. Compromiso con la comunidad. Desarrollo sustentable, solidaridad, aceptación de los socios, responsabilidad social.

B.   Principios clásicos

Los siguientes principios fueron sistematizados en el año 1937 por la Alianza Cooperativa Internacional:

  1. Libre adhesión o puertas abiertas.
  2. Control democrático.
  3. Retorno de excedentes a cada miembro, en proporción a su contribución con los mismos.
  4. Interés limitado del capital (gran diferencia con las sociedades).
  5. Neutralidad: principalmente en lo político y religioso. Modernamente se ha extendido también la neutralidad al plano racial, étnico, por nacionalidad, sectario, ideológico, sindical, etc.
  6. Venta al contado (principio que ha ido cediendo) y a precios de mercado.
  7. Fomento y educación cooperativa: difundir los valores cooperativos entre los miembros y la sociedad en general.

C.   Otros principios

Algunos autores reconocen otros principios:

  1. Mutualidad: sólo los miembros pueden hacer uso de los servicios de la cooperativa, en tanto no sea una empresa comercial y por lo tanto no tenga afán de lucro, ni hacerse de una clientela.
  2. Indisponibilidad de las reservas: en caso de liquidarse la cooperativa, aquellas no pasarán a sus miembros. La capitalización sucesiva de excedentes (que forman las reservas) está pensada en favor de la cooperativa, y no de sus integrantes.
  3. Integración cooperativa (o federalismo cooperativo): desde que adquiere su fuerza en el número de sus miembros.

La cooperativa se basa normalmente en el modelo de producción de empresa privada, tomándola como núcleo del quehacer económico aunque como modelo de sociedad mercantil presenta algunas particularidades en su estructura.

A continuación un cuadro que intenta explicar las diferencias entre empresa cooperativa y sociedad mercantil clásica.

Empresa clásica Empresa cooperativa
Los empresarios buscan obtener beneficios monetarios o influencias Los cooperativistas buscan solucionar sus necesidades
Con la ganancia se beneficia sólo el empresario Con los excedentes se beneficia la cooperativa y por tanto, sus socios
Principal objetivo: aumentar beneficios, a costa de lo que sea Principal objetivo: satisfacer las necesidades que motivaron la cooperativa
Los beneficios se distribuyen entre los accionistas Los beneficios, que no tienen por qué ser monetarios, se distribuyen entre los socios o se reinvierten en la cooperativa, según estatutos.
Órgano de gobierno: el accionariado. Órgano de gobierno: los socios, en asambleas.
Los trabajadores no tienen poder. Los socios o trabajadores tienen voz y voto en las asambleas.
El número de socios es limitado El número de socios es ilimitado, según estatutos
Los objetivos son independientes del socio Los objetivos son dependientes de las necesidades de los socios
Con varios precedentes a lo largo de la historia y con la excepciones teóricas y prácticas recientes de los socialistas utópicos, el punto de partida efectivo del movimiento cooperativo se inicia el 24 de octubre de 1844 en Inglaterra cuando un grupo de 28 trabajadores 27 hombres y 1 mujer de la industria textil de la ciudad de Rochdale que se habían quedado sin empleo tras una huelga, constituyeron una empresa que se llamó [Sociedad Equitativa de los Pioneros de Rochdale], a la cual aportaron cada uno la cantidad de 28 peniques. Simultáneamente surgen otras experiencias en Francia, España y otros países europeos.

Entre los primeros grandes pensadores del cooperativismo se encuentran Robert Owen, Charles Fourier y Friedrich Wilhelm Raiffeisen, respectivamente, galés, francés y alemán, los que hicieron una crítica en la que proponían que la solución de problemas sociales se puede lograr a través de la cooperación entre los individuos.

En Puerto Rico se forma nuestra primera cooperativa organizada: “Los Amigos del Bien Público” en 1873. Esta cooperativa era liderada por Santiago Andrade y se dedicaba a prestar servicio de salud y las tarifas variaban de acuerdo a la edad del socio. En el año 1908, Rosendo Matienzo Cinturón expone el Primer Plan Integral Global para iniciar un Movimiento Cooperativo Puertorriqueño el cual fue aprobado el 6 de mayo de 1920. La misma se relacionada con la organización y funcionamiento de las cooperativas de consumo y producción. El 14 de julio de 1926 la Legislatura aprueba la Resolución Conjunta No. 5, eximiendo del pago de contribuciones sobre la propiedad a todas las cooperativas organizadas bajo la ley 70.

Para estos años la profesora Ana María O’neill realiza acercamientos con el Movimiento Social de Antigonish en Canadá invitando a Puerto Rico a ofrecer unas conferencias sobre cooperativismo en la Universidad de Puerto Rico despertando asi el interés del Presidente del Senado, Luis Muñoz Marín. El 9 de abril de 1946, se aprueba la Ley 291, Ley General de Sociedades Cooperativas. El 16 de julio de 1948 se organizó la Liga de Cooperativas de Puerto Rico, organismo central y de más alto nivel del Movimiento Cooperativo Puertorriqueño.

La iglesia católica también jugó un papel importante organizando sobre 35 cooperativas de crédito parroquiales y una oficina central de Acción Social que ofreció seminarios y congresos para orientar a los católicos sobre el cooperativismo. Esta oficina fue dirigida por Monseñor Antulio Parrilla Bonilla. En 1950 se organiza la Federación de Cooperativas de Ahorro y Crédito que se mantuvo funcionando hasta 1992. En el 1953 se crea el Instituto de Cooperativismo de la Universidad de Puerto Rico por disposición legislativa, desde 1979 ofrecen el grado de Bachillerato en Cooperativismo. En el 1957 se estableció un Programa de Cooperativas Juveniles en el Departamento de Instrucción Pública y se crea la Administración de Fomento Cooperativo. Para las décadas de los 50 y 60 se organizaron importantes cooperativas de consumo y de seguros que fortalecieron al Movimiento Cooperativo. En el área de los seguros cooperativos se crea la Cooperativa de Seguros de Vida en 1960 y la Cooperativa de Seguros Múltiples en 1964, por virtud de la Ley 84.

El 21 de junio de 1966 se aprueba la Ley 88 que crea el Banco Cooperativo de Puerto Rico. En el 1970 se crea la Asociación de Administradores de Cooperativas de Ahorro y Crédito, hoy Asociación de Ejecutivos de Cooperativas de Ahorro y Crédito. El 15 de junio de 1973 se aprueba la Ley 1, Ley de Sociedades Cooperativas de Ahorro y Crédito.

Esta ley autoriza la incorporación, organización, dirección, dominio y disolución de cooperativas de ahorro y crédito, definiendo sus facultades, fines y responsabilidades. La Ley 1 deroga la Ley 10 del 1ero de julio de 1947. El 8 de junio de 1973 se aprueba la Ley 122 que independiza la Oficina del Inspector de Cooperativas de la Administración de Fomento Cooperativo. En el 1980 se aprueba la Ley 80, Ley del Seguro de Acciones y Depósitos para cooperativas de Ahorro y Crédito. Esta ley se crea a petición del Movimiento Cooperativo para disponer de un seguro que les brinde confianza a los socios sobre sus depósitos en las cooperativas. Se creó un departamento en la Oficina del Inspector de Cooperativas para administrar el seguro. En el 1990 se aprueba la Ley 5, ley de la Corporación de Seguro de Acciones y Depósitos (PROSAD) que permite separar el seguro tiene una cubierta de $100,000 sobre los depósitos y acciones de los socios. Las cooperativas aportan el 100% del capital del seguro y el 100% de las primas. En el 1985 se aprueba al Ley 91 que autoriza a las cooperativas de ahorro y crédito a crear departamentos que ofrezcan servicios múltiples.

Las cooperativas de ahorro y crédito se han convertido en empresas de mucho crecimiento económico en Puerto Rico. Estas cooperativas están integradas en cooperativas comunales abiertas, cerradas en agencias de gobierno, empresas privadas, asociaciones, uniones y cooperativas federales. Las mismas se rigen por la Ley 6, aprobada el 15 de junio de 1990 que derogó la Ley 1.

Entre los servicios que ofrecen la cooperativas de ahorro y crédito se destacan cajeros automáticos, préstamos personales, hipotecarios, turísticos, estudiantiles universitarios, comerciales, financiamiento de autos, de enseres, de seguros, certificados de depósitos, cuentas de ahorro, cuentas de cheques, tarjetas de crédito, alquiler de cajas de seguridad, depósitos directos y descuentos de nómina. En octubre de 2003, celebrando el mes del cooperativismo, cerca de siete billones de dólares en activos, un millón de socios, un total de 342 cooperativas, que generan alrededor de 6,408 empleos directos es el producto de las aportaciones del Movimiento Cooperativo a la economía de Puerto Rico.

 

El Movimiento Cooperativo puertorriqueño acogió e instituyó una nueva identidad cooperativa a partir de octubre del 2016. La nueva bandera resalta la palabra COOP sobre un fondo color verde primavera. Esta nueva identidad nos coloca a la vanguardia de las propuestas internacionales del movimiento cooperativo. Un gran número de países han implementado la nueva marca, lo que varía son los colores de la bandera. En el mes de junio de 2016 fue escogido el color verde primavera para el fondo de nuestra bandera con un 78.40% de los votos emitidos por las cooperativas puertorriqueñas.

Significado de la bandera

  • El color verde significa la esperanza y distintivo del cooperativismo.
  • El color blanco representa la solidaridad.
  • La palabra COOP define y representa un sistema socioeconómico guiado por valores y principios.
  • Las letras entrelazadas representan la integración y el trabajo en equipo con el fin de solucionar necesidades sociales, económicas y culturales.

 

El emblema cooperativo es un signo muy difundido a nivel mundial pero no tiene carácter universal. Se empezó a utilizar en 1922. Muestra la identificación positiva de los cooperativistas y su sentido de propósito y trabajo común.

La imagen

El árbol del pino es un antiguo símbolo de vida, de inmortalidad y de fecundidad. Representa la perennidad, la perseverancia y la solidaridad, tres de los grandes pilares sobre los cuales se asienta el movimiento cooperativo. El pino, en su afán constante de ascender a los cielos, es idéntico al ideal de perseverancia cooperativista de escalar las alturas de una idea.

 Los dos pinos unidos simbolizan la hermandad, la unión y la necesidad de un trabajo conjunto.

El círculo tiene la calidad interminable de la eternidad, sin horizonte final. Representa además el mundo que todo lo contiene y todo lo abarca.

El fondo amarillo oro del círculo recrea la idea del sol como fuente de luz y de vida.

El color verde oscuro se asemeja al color de la clorofila, donde nace el principio vital de la naturaleza.

Letra: Poema adaptado a la música
Compositor, Música y Letra: Virgilio López

Nuestra imagen de cooperación
Es mutuo esfuerzo forjador
Del bien común logro en acción, y, acervo salvador.

 Promover bienestar con justicia,
Y, en la unión superar la situación,
Como hermanos vencer la codicia,
Y, en el triunfo gozar la lección.

Gran deseo de servir,
De aprender y educar;
Compartir….,
Facultad ejemplar.

 Voluntarios Cooperativistas,
Surjan hoy con sentido creador,
Tracen surcos de ideales realistas,
Sean crisol de un futuro esplendor.

-Coro-
(Repítase)


Vital misión dinámica,
Progreso pro la sociedad
Doctrina básica,

Fundada en Ley de Cristiandad.
Gestión socio-económica,
De alcance universal
Reforma lógica,
Tarea de ayuda fraternal.